jueves, 1 de marzo de 2012

volver atrás en el tiempo

No quiero pensar, no quiero sentir nada. Quiero olvidarte y seguir con mi vida, si se supone que no puedo vivirla contigo. Te sigo queriendo y me duele que no te intereses lo más mínimo por mi. ¿Si me pasase algo ahora mismo vendrías a buscarme? Cuánto lo dudo...
Estoy cansada de darle vueltas a la cabeza, pensando con quién estarás ahora, por quien sufrirás hoy. Me causa tanta tristeza que me hayas olvidado ya...
Se que el tiempo dirá, que me olvidaré de ti y llegarán otros. Se que podré volverme a enamorar, pero no de esta manera. No sabes lo que me jode que las cosas estén así, cuando sabes que podrías cambiar mi mundo con solo regalarme una sonrisa... Pero no, te empeñas en huir, en salir corriendo de esta situación. En no verme para no sufrir. Aun sabiendo, al igual que yo, que con solo mirarnos podemos parar el tiempo. Porque yo se que esto que yo siento también lo sientes tú. Y que algún día dejarás de engañarte a ti mismo, y te darás cuenta de que el tren se fue, de que perdiste a la mujer de tu vida por comportarte como un crio.
Solo espero que entonces yo haya conseguido olvidarme algo de ti...

1 comentarios:

Samarcangel dijo...

Con frecuencia nos dedicamos a complicarnos más la vida, por si acaso ésta no nos pusiera suficientemente a prueba... a veces olvidamos lo que realmente queremos y por miedo, inseguridad o cualquier otra variable la cagamos, nos cegamos y pretendemos olvidarnos de la otra persona cuando sabemos que no es la solución. No podemos ir olvidando a todo aquel que nos hiere o a aquel que queremos tanto que hasta nos duele.
Habrá otro, siempre lo hay, y tras este otro, uno más. Todos ellos especiales, todos ellos únicos a su manera, aún y así, siempre querremos y tendremos presente aquel que nos olvidó a la primera de cambio. Porque en el fondo somos fuertes, y preferimos enfrentarnos a los retos, y evitar que nos olviden es un gran reto.

Publicar un comentario